18.11.10

Ñoquis de pobre

HPIM3538


Durante la década del 1840 un grupo inmenso de alemanes abandonaron su país embarcando desde el puerto de Hamburgo con destino a Sudamérica.
Aquellos que llegaron al sur de Chile fueron provistos de un trozo de tierra y herramientas necesarias para comenzar a trabajarla  y formar ahí la nueva vida. No sólo la llenaron de siembras abundantes sino que también  la multiplicaron y la hicieron crecer.

Aquellos inmigrantes  formaron familias, tuvieron hijos y no dejaron morir sus tradiciones, traspasándolas de generación en generación.

Hay ingredientes que forman parte de sus raices, los mismos que la fértil tierra les entregaba.  Este es un plato pobre, de ingredientes baratos y de andar por casa, quizás por resabios de la guerra sigue permaneciendo en las generaciones de los hijos de inmigrantes y hoy ha vuelto a mi memoria.

Whole kitchen, en su propuesta salada del mes de Noviembre nos invita a preparar ñoquis. Pensé en hacer algo diferente pues imagino que la red estará llena de los clásicos con papas, ricotta, calabaza, etc.
Esta receta me causó mucha gracia porque aparece en una revista suiza bajo el nombre de "knöpfli" o lo que sería botoncitos y no es más que el humilde plato que siempre comí.

Seguramente a nadie le interesará mayormente esta receta, sin embargo he podido volver a disfrutarla gracias a este envento mensual.

**

Receta para dos platos abundantes:

70 grs de polenta instantánea
200 ml de leche caliente
300 grs de harina
3/4 cucharadita de sal
3 huevos batidos
mantequilla

En una fuente se coloca la polenta y la leche caliente, se deja reposar por 10 minutos.
Unir la harina y la sal, formar un volcán y en el centro añadir los huevos batidos, ir mezclando y añadiendo alternadamente la mezcla de polenta con leche.
Unir todo muy bien, ayudándonos con un batidor manual. La mezcla deberá quedar espesa y ligosa.

Dejar descansar por 30 minutos.

Poner agua con sal a hervir y sacar el batido por cucharadas. Quedaran unas masitas deformes, las cuales deberán subir a la superficie una vez listas.
Se retiran y se dejan sobre un colador.

Idealmente este plato se prepara con antelación, ya que la idea es recalentar los ñoquis en la mantequilla.


HPIM3544

Al momento de servir, se calienta la mantequilla y se agregan los ñoquis ( klösses duros :D)
picaditos, se dejan dorar y ya están listos.
Y aunque parezcan coles rebozadas no lo son, lo que si es que están muy ricos.
En Guete!

94 comentarios:

  1. Bonita historia, esto es un plato de ida y vuelta... todos estamos conectados.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es bueno aprender y me ha gustado mucho al historia.
    Unos ñoquis muy ricos.
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Un bonita historia, y una buena receta.

    Yo al menos, me la llevo para probarla.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Kako cuando contas estas cosas...
    A mi si me interesa la receta , me viene genial para Gaby que adora la polenta, y si no me interesara todo lo que pones ... ni pasaria a ver de que se trata!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. te ha quedado todo estupendo. Bss.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita historia nos cuéntas y cómo la cuentas!!! No sabía que los ñoquis se podían preparar con antelación, gracias por el consejo del recalentado ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Fantástica receta y preciosa historia.
    besitos

    ResponderEliminar
  8. no lo he comido nunca y hoy llenais la blogosfera de muy buenas ideas

    ResponderEliminar
  9. kako, que ricos, ya hbia visto yo en mi librito unos con polenta...pero lo deje etiquetado para la proxima, aunque tu receta creo que sera la que haga porque tienen mucho mejor pinta!un besitoo

    ResponderEliminar
  10. Una hermosa historia y unas fotos preciosas, apetecibles.
    Es la semana d los gnocchi!! los veo en un montón de blogs.
    Siempre me ha costado mucho comerlos, pero estos deben merecer la pena.
    Un beso y enhorabuena

    ResponderEliminar
  11. Me encanta leer todas las historias relacionadas con las recetas. Es una forma de conocer los origenes de ellas y que no se pierdan.
    La mayoria de las veces las recetas simples y sencillas son las que más exito tienen. Lo bonito de ellas es que de nada te montan ¡un plato de lujo! y no hay nada más que ver el tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Buenísimos, me guardo la receta, con polenta no los he preparado nunca.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Que ricosss y que bonita historia, un beso.

    ResponderEliminar
  14. No conocía estos ñoquis, ni tampoco su bonita historia. Lo bueno de estas propuestas es que siempre acabas conociendo algo diferente.
    Besitos,

    Suny

    ResponderEliminar
  15. Interesantes ñoquis, la verdad es que es un plato que siempre me ha gustado mucho. La historia me ha gustado mucho.

    Sludos

    ResponderEliminar
  16. no conocía ni la historia ni la receta, seguro que está buenísima!
    bs!

    ResponderEliminar
  17. Kako, me parece una propuesta muy interesante, no sabía que los ñoquis tambien se preparaban con polenta, con lo cual me voy de aquí bien contenta por haber aprendido un montón de cosas. Y lo mejor, que se ven deliciosos.

    Bicos

    ResponderEliminar
  18. Kako ideal para estos tiempos que corren...la historia muy interesante y la pinta es muy rica.
    un besote

    ResponderEliminar
  19. ... con razón veo tantos ñoquis esta mañana... jiji ... la verdad que parecen muy sencillos... nunca los preparé... así que va tocando meterse manos a la obra ... un beso de la vaca!!

    ResponderEliminar
  20. Kako, es sorprendente ver como cada plato que hacemos nos cuenta una historia.. Muchas veces historias tristes y otras alegres que nos remontan a nuestra infancia.
    Estos ñoquis se ven sabrosos y me imagino que disfrutaste prepararlos!

    Un abrazote
    Jeannette

    ResponderEliminar
  21. Pues serán de pobres, pero tienen que estar ricos ricos!!! Me gusta esta receta, además todo lo que traiga buenos recuerdos es bonito!

    Me quedo por tu blog!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Hermosa historia, receta excelente...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  23. A mí me parece un plato fabuloso Kako, sencillo y super apetitoso!! sin duda me lo apunto para probarlo!
    Muchos Besos

    ResponderEliminar
  24. Yo soy pobre...muyyyyyy pobre, asi que estos ñoquis para mi jajajaja.
    Un plato estupendo Kako, se lo pongo delante a mi hija y no te deja ni uno, le encantan.

    besitosss

    ResponderEliminar
  25. Un plato sencillo y seguro que muy bueno...te puedes creer que todavia no los he probado.....bonita historia Kako.
    Besets.

    ResponderEliminar
  26. Sencillos, económicos y deliciosos.La historia entrañable.Un besote de OLI DE ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  27. Hola Kako!!! gracias por compartir esas historias tan interesante ;) chica esta version me gusta, se ven muy sencillos pero placenteros al paladar ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Coincido con todos, no me quiero repetir.

    Sin duda es una versión muy original que nadie por aquí conocíamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hola!!
    Que agradable y que ideal entrada en todos los aspectos!!
    Eres de lo mejor!!
    Besitoss guapísima :-)

    ResponderEliminar
  30. QUé gran historia, veo que estamos por el "rescate" amiga. Me emocionan estas cosas, y por otra parte no cuesta nada hacerlas y pensar que tanta gente se pierde de preparar la comida en casa. Suenan deliciosos, estos "klösses duros" creo me voy a animar, por siaca los anoto, que luego se me pierde tanta receta.

    ResponderEliminar
  31. Que bonito lo que cuentas y la receta me encanta!, prefiero mil veces estas comidas que las que son "pomposas" y cursis.
    Me gustan tus ñoquis de pobre!!
    Besitos Kako!

    ResponderEliminar
  32. Acabo de ver tu receta del aniversario, la torta de tres leches, casi me desmayo con la idea, tengo que hacerla!!

    Feliz aniversario, super super atrasada, esa era la época en que no podía escribir casi por la fibromialgia , por suerte, parece que va en retirada.

    ResponderEliminar
  33. Lugar para aprender ...bonita historia. La recetas esta de maravilla.

    Un saludo y un abrazo :)

    ResponderEliminar
  34. Un platito muy rico, y muy interesante lo que nos has narrado.
    Que tengas un lindo día,
    un abracito,

    ResponderEliminar
  35. Comida buena y de batalla!! me gusta! el tema está en que nunca he probado la polenta...me voy a animar!

    un saludo
    Jorge
    www.pocohecho.com

    ResponderEliminar
  36. Como siempre pasas con matricula!!! una receta estupenda, no se me habia ocurrido hacer los ñoquis con polenta...un besito

    ResponderEliminar
  37. Cada plato tiene su historia y esta es muy bonita, así como de ricos que deben estar.
    Un besito

    ResponderEliminar
  38. Kako,
    Me encanta tu historia, interesante como todas, y esos ñoquis. Nunca los he hecho y nunca los he comido.. Me llevo tu receta para ver si pruebo a hacerlos..
    Un beso,
    IDania

    ResponderEliminar
  39. Gracias por compartir siempre un poco de historia y de tus propios recuerdos :)
    El tío de mi padre tuvo que emigrar a Colombia de joven para poder trabajar, y se casó con una colombiana. Mi padre fue allí siguiendo sus pasos en su juventud, y así aprendió el español, para acabar viviendo en España. Y sus recetas han viajado con él :)

    Qué plato tan rico. Mi padre hace algo similar, pero usando harina de trigo en lugar de polenta, y añadiendo trozos de manzana. Está riquísimo, me encantaría probar tu plato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. me parece super original este modo de preparar los Ñoquis y tienen que estar muy ricos

    un saludo

    ResponderEliminar
  41. Hola Kako! Me ha encantado esa historia. Tradicionalmente siempre pensamos en las emigraciones de europeos anteriores al siglo XX a América, y siempre pensamos en Franceses, Ingleses, Alemanes, Daneses, Suecos, etc. que emigraron a los EEUU y a Canadá, y nos olvidamos de aquellos que se aventuraron a America del Sur. Me ha encantado tu historia. Desconocía igualmente los gnocchi de polenta, y dado que son platos que me encantan (la polenta y los gnocchi, claro), me parece que voy a animar a probarlos. Ya te contaré. Un saludo guapa, y gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  42. Nos ha gustado mucho la historia de la entrada, y por supuesto esta estupenda receta, que tendremos que adaptar.

    Besotes

    Ana y Víctor

    ResponderEliminar
  43. E' un piacere farti visita, una ricetta storica ricca di sapore. Ciao Daniela.

    ResponderEliminar
  44. Que cosas más interesantes nos cuentas siempre!!Me encantó leerte, y la receta tb.Hummmm!Rica!!

    ResponderEliminar
  45. La cocina y su historia nos encantan a veces, como tu relato de hoy. Seguro que estos ñoquis han dado de comer a muchos y han hecho las delicias de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Qué delicia de receta...Muy original con la polenta. Me gustó mucho tu relato!! Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  47. Que interesante historia.
    Me fascinan los ñoquis, pero nunca he hecho los de polenta, siendo que he visto unos que hacen a veces con un cortaodr circular y luego llevan al horno. Y a veces con algo de salvia.Y por ahí tengo una receta de ñoquis de rúcula!
    En fin, en todas sus variedades, de sólo pensarlo, se me hace agua la boca!

    ResponderEliminar
  48. Me gustan!, ñoquis con la polenta es la primera receta que veo hoy, y eso que hemos preparado un montón. Me llevo tu historia y tu receta

    un Beso guapa!
    Chelo

    ResponderEliminar
  49. Una historia bonita y unos ñoquis fantásticos, sencillamente ricos y con mantequilla una delicia.
    besos guapa

    ResponderEliminar
  50. No conocía los ñoquis de polenta, es un producto con el que me cuesta trabajar, no sé por que.

    Humildes son, no te digo que no, pero no debería faltar un platito así en ninguna mesa del mundo.

    Besinos

    ResponderEliminar
  51. Hola Kako!! Que pintaza.
    Probé los anteriores que hiciste con espinacas...Me dió la sensación de estar un poco crudos. Tengo ganas de hacer los de patata.
    Estos tienen muy buena pinta.
    Un besazo muy grande

    ResponderEliminar
  52. Bonita historia. Estos ñoquis tienen muy buena pinta. A ver si me decido, no he sido nunca capaz de hacerlos, me parecen tan trabajosos....

    besos

    ResponderEliminar
  53. ¿Sabes que me has hecho recordar? a los "guruyos" , te cuento, cuando mis abuelos eran jovenes y no había dinero para comprar arroz se fabricaban ellos en casa una masa con harina y formaban una pasta pequeña con forma pareceida al arroz y eso cocinaban en su sustitución.
    Yo no creo que sea comida de pobres, yo creo firmemente que es comida de amor para compartir con los tuyos.

    Besos

    ResponderEliminar
  54. Es la segunda receta de gnocchi q veo hoy, y a cual mejor. Tienen q estar riquisimos!

    ResponderEliminar
  55. Me ha gustado mucho la historia.
    Polenta: creo que nunca he comido. Alguna vez va a tener que ser la primera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  56. será una variante de pobre pero tiene una pinta deliciosa ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  57. Lenda, me es nueva esta forma de hacer ñoquis, con polenta debe estar fenomenal.. la guardo ya mismo
    besitos
    Gaby

    ResponderEliminar
  58. ¿Pobres? pues los platos más baratos son los mejores. Lo difícil es hacer algo rico con poco dinero...con mucho, es pan comido... Me encanta la historia y la receta. Seguro que en tu casa no duraron nada!

    ResponderEliminar
  59. pues para ser pobre...se ve bien RICO!!!
    Bexinos

    ResponderEliminar
  60. Muy interesante tu explicación, Kako, siempre nos cuentas cosas amenas.

    ResponderEliminar
  61. muy interesante y que ricos y tostaditos se ven


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  62. Que linda historia!! y esos ñoquis se ven muy rico, nunca los he hecho en realidad siempre los hago de ricotta. Pero habrá que probar tu receta. Muchos cariños

    ResponderEliminar
  63. Tienes razón que estos ñoquis son diferentes, nunca había escuchado de hacerlos con polenta, me tinco mucho, me encanta el choclo, los ñoquis de papa son mi "pasta" favorita.

    ResponderEliminar
  64. Querida Kako que bonita la historia.
    Me los llevo para Miguel que le encantan y no se los hago nunca;)
    besos.

    ResponderEliminar
  65. Han quedado geniales Kako y nada que ver con los que se compran medio preparados. Conociéndote los tuyos estarán exquisitos, no hay más que verlos.

    Buen finde,

    ResponderEliminar
  66. Incluso en épocas duras la Gran Madre nutria los campos.
    Es una receta sabia
    Un saludo desde el bazar de los sabores

    ResponderEliminar
  67. Qué ganas de comer ñoquis me diste, che!

    Me encantan y hace mil años que no los como, voy a aprovechar que mi hijo el que vive en Barcelona ha venido unos días para hacerlos, él se va a poner las botas y yo, idem.

    besitos y feliz finde

    ResponderEliminar
  68. Ñoquis de polenta, que originales, jamás los he probado, y salteados con mantequilla deben estar riquísimos. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  69. Ñoquis con historia, que bonito.... Besos

    ResponderEliminar
  70. Ñoquis con historia, que bonito.... Besos

    ResponderEliminar
  71. Kako! meencantan los ñoquis y estos se ven deliciosos, no conocía esta receta, un abrazo, gloria

    ResponderEliminar
  72. Espectaculares!!!!!!!!!! Si consigo dar con la polenta aquí en Alemania, los preparo!!! Enhorabuena por tu blog, es espectacular!!

    ResponderEliminar
  73. Kako, las fotos, por dios que fotos, me encanta y me imagino lo ricos que tienn que estar, un beso enorme y buen fin de semana cariñote.

    ResponderEliminar
  74. ¡Qué pinta estos ñoquis! realmente deliciosos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  75. très appétissant et savoureux, j'adore
    bonne soirée

    ResponderEliminar
  76. Kako, qué bonita esta historia de humildad y vida dura. Eres de origen alemán?.
    Yo creo que los platos humildes lo son sólo en su origen histórico porque gastronómicamente hablando me parecen platos poderosos, llenos de sabor, de historia y muchísimo alimento.
    Me parecen muy originales tus ñoquis... Es curiosa la mezla con polenta y leche. Los tendré muy en cuenta.
    Un besote

    ResponderEliminar
  77. Muy interesante todo lo que cuentas

    Besos. Recetasdemama

    ResponderEliminar
  78. Super Yuuumiii :) jeje....
    no sabia nada de nada...pero luego de leerte quiero probarlos definitivamente!:)

    abrazos!

    ResponderEliminar
  79. Una historia para seguir aprendiendo, gracias.
    Me has hecho pensar en la cantidad de platos bajo la denominación de " a lo pobre " que existen en todas las cocinas del mundo, el ser humano ante la adversidad siempre ha buscado una salida para alimentarse y seguir adelante aprovechando lo poco de lo que podía disponer.Me acordé ahora que mi abuela me contaba siempre los desayunos en malas épocas que les preparaba su madre ante la escasez de leche, con una tisana de toronjil o tomillo, a la que añadía gofio de millo para darle contundencia y poder soportar el día, porque era lo único que había.
    Gracias por tu receta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Otra propuesta del Whole que me encanta. Cada mes un reto nuevo muy tentador y cada mes vosotras os superaris más y más. Toda una delicia estos ñoquis, parecen de restaurante. Una presentación inmejorable que los hace, si cabe, más apetecibles.

    Buen fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  81. Tu como siempre trallendonos cositas ricas, con su historia y tan hogareñas ;) las fotos se salen de la pantalla, ummmhhhh que ricos por favorrrr
    Un besito wapa y feliz finde!

    ResponderEliminar
  82. Siempre aprendo algo bonito cuando vengo atu cocina, este caso no podíua ser menos con la historia que nos cuentas.
    Desde luego yo sería rica en agradecimiento comiendo estos ñoquis!
    Bss

    ResponderEliminar
  83. Hola guapa! Hacía tiempo que no te visitaba porque estoy muy entretenida con mi recién estrenada maternidad. Me encantan los ñoquis y como siempre tu receta es tan rica...!
    Besos,
    Gloria.

    ResponderEliminar
  84. Kako, a mi sí que me interesa la receta, y estoy segura que es buenísima!
    Una historia muy interesante, y qué buenos recuerdos te debe haber traído, verdad?

    ResponderEliminar
  85. No sabía que se podían hacer de esta manera también, lástima que aquí es difícil encontrar polenta, y si la encuentras es cara, de todos modos guardo la opción :)

    ResponderEliminar
  86. me encanta la gente que mantiene sus tradiciones aunque esten lejos de sus origenes en SEVILLA tenemos un pueblo llamado La Lusiana que fue repoblado con alemanes y aun conservan la costumbre de decorar huevos de Pascua algo que no es muy comun por estas tierra me encanto tu receta

    ResponderEliminar
  87. Nada de pobres, un manjar de dioses tus ñoquis de polenta. Bravo Kako.

    ResponderEliminar
  88. Como me ha gustado la historia que has contado, tanto como la receta que aunque humilde tiene que estar deliciosa. Merece la pena probarla.

    Un abrazo.

    pd: Me alegro que te guste mi nueva foto. El tiempo pasa y una cambia (logicamente para envejecer), y hay ir actualizando la imagen.

    ResponderEliminar
  89. Qué bonito y que entrañable debía ser para aquellas familias alemanas guardar sus tradiciones y costumbres, en tierra tan distante y diferente a la suya. Es bueno que conservemos estas recetas que vienen de atrás, además en muchas ocasiones lo más sencillo es lo que más llegamos a apreciar, que me dices si no de unos huevos fritos con unas buenas patatas, o cualquier potajito casero, o unas simples migas de las que comían los pastores. Me he guardado tu receta y prometo probarla. ¡Ah! y te he de corregir en algo, ¿decias que a nadie iba a interesar esta receta?. Ya has podidi ver el resultado, yo sin lugar a dudas te daba el premio a ti, por la originalidad de la receta, por la bonita historia y por las maravillosas fotos. Un beso.

    ResponderEliminar
  90. Magnifica cronica/receta....y originales !! nunca los vi hechos con polenta ....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  91. Importante reconocer el aporte de inmigrantes en cada país. La comida es una de las formas menos complicadas para conocer y entender otras culturas.
    Siendo hija de inmigrantes hungaros, heredé recetas -entre otras de ñoquis- también muy simples de ingrediente infaltable en cualquier cocina; harina.
    Vamos sumando aportes de ñoqui, el que mencionas, los derivados de spatzle alemanes, los de polenta de la colonia italiana, los de papas. Varios tipos de ñoquis presentes en las mesas chilenas.
    Me encantó tu introducción y por supuesto la recetas y fotos.

    ResponderEliminar
  92. Muy bonita la histotia!
    Y haces muy bien en no dejar estas cosas en el olvido.
    Esta receta seguro esta muy rica, lo digo porque a mi me gusta mucho la polenta.
    Te deceo una buena semana.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi página y dejar tu comentario. Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: vanderamsterdam@hotmail.com

Siempre contesto y con mucho agrado!

Este blog no participa en cadenas, premios, ni memes. Aunque agradezco de antemano a todos los que piensan en mi para ellos.

Aquellos mensajes mal intencionados y faltos de respeto serán eliminados.