6.8.13

Locura del Kaiser con helado de frambuesas

locura del kaiser con helado de frambuesa


Después de varias semanas sin publicar nada, sin cocinar salvo ensaladas y platos sencillos sin horno, vuelvo con una receta dulce y novedosa, seguramente desconocida, yo la descubrí por estas tierras helvéticas y me encantó.
Este postre no tiene traducción posible al idioma español, pero se trata de un batido similar a los crêps que se va rompiendo sobre la sartén al tiempo que se va cocinando. Es un postre muy típico de Baviera así como también de la cocina austriaca. Según cuenta la historia el Kaiser Franz Joseph I estaba enloquecido con este postre y desde entonces es conocido como Kaiserschmarrn o lo que se podría decir, la locura del Kaiser.
Este platillo se sirve empolvoreado con azúcar flor y suele acompañarse con compotas de fruta o mousse de manzanas, también hay versiones saladas muy ricas que pronto publicaré.
Aprovechando la época de frutos del bosque yo lo he preparado con helado de frambuesas y la combinación ha sido exitosa.

Helado:
210 grs de frambuesas frescas
250 ml de leche de coco baja en grasas
30 grs de azúcar glass
15 grs de azúcar invertido
1/2 cucharada de jugo de limón
100 grs de merengues troceados
100 ml de crema vegetal baja en grasas

Schmarrn:
150 grs de harina
1 pizca de sal
1 cucharadita de vainilla
250 ml de leche desnatada
3 huevos separados
3 cucharadas de miel
3 cucharadas de azúcar de caña

1. Helado: mezclar las frambuesas, leche de coco, azúcar glass, azúcar invertido y jugo de limón. Colocar en el mixer o juguera y moler. Se puede pasar por un colador fino o dejarlo tal cual.
Añadir los merenguitos troceados y la crema batida.
Dejar en un envase metálico en el congelador y revolver unas tres o cuatro veces para romper los cristales de hielo, idealmente hacerlo dentro de las primeras horas de congelado.
Dejar el helado de un día para otro.

2. Schmarrn: Mezclar el harina con la sal. Colocar en la juguera la leche, yemas, miel y licuar. Añadir la harina con la sal y volver a licuar hasta que se haya integrado todo.
Traspasar a un bol, taparlo y dejar descansar el batido por media Hora.
Luego se baten las Claras a nieve, se va añadiendo de a poco el azúcar de caña y entonces se integra al batido anterior de manera suave y envolvente.

3. Calentar una sartén de teflón y separar en dos porciones la mezcla, colocarlo en la sartén y esperar hasta que cuaje un poco y se dore, picar con una paleta de Madera y dar vuelta para dorar y cocinar por el otro lado.
Repetir la operación con la otra mitad del batido. Retirar y reservar.

4. Se puede servir tibio o helado. Colocar en un plato los Schmarrn y empolvorear sobre ellos azúcar glass, servir con el helado de frambuesa.

Schmarrn o locura del Kaiser

Este helado puede ser preparado en una heladera y quedará con la consistencia perfecta y cremosa. Hay quienes se dan el trabajo de ir removiendo la mezcla cada media hora para romper los cristales del azúcar y de ese modo conseguir una textura mejorada. La verdad todo ese trabajo a mi me mata, yo simplemente lo congelé y lo serví tal cual, pero si quieres mejorar la calidad puedes hacerlo como he señalado antes.


Schmarrn o locura del Kaiser

A seguir disfrutando del verano.
Cariños para los que me leen.
En Guete!

31 comentarios:

  1. Menuda pinta que tiene este postre. Está genial. Besos

    ResponderEliminar
  2. No tenía ni idea de esta historia, pero el helado mas o menos parecido lo hemos probado y es una auténtica maravilla. Eso sí, la leche de coco era nata.

    Me encanta el acompañamiento.

    Un saludo y a seguir disfrutando!

    ResponderEliminar
  3. Se me hace la boca agua viendo tus fotos.

    ResponderEliminar
  4. Kako te echaba de menos, yo te suponía de vacaciones. Tienes razón es un postre muy original y sin duda lo probaré pero cuando esté en Barcelona `pues aquí me faltan ingredientes, debe estar delicioso. Un besote y hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Que cosa mas buena, se me hace la boca agua.Besos

    ResponderEliminar
  6. la verdad q es una maravilla de receta!!!! tiene muy buena pinta y me encanta!!!

    ResponderEliminar
  7. Que lindo se ve todo eso!, felicitaciones!, me encanta tu pagina, desde ahora la sigo :)

    Si quieres puedes visitar la mia en http://katzecupcakes.blogspot.com/

    Saludos desde Chile :)

    Fabiola.-

    ResponderEliminar
  8. Não conhecia a receita.
    Acho que combinou muito bem com o gelado,ficou uma sobremesa deliciosa.
    bj

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa¡
    Peazo de postre que nos pones, y en sartén¡ no se para donde tirar porque me encanta este helado y bien merecido nombre de locura de kaiser, con ingredientes de los que siempre tengo en la cocina. Habrá que probarlo¡
    Un beso muy grande, Teresa

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué alegría verte de nuevo!, menuda entrada, se me hace la boca agua ¡este postre tiene una pinta fantástica!, no me extraña que este señor haya enloquecido... Delicioso. Un besote preciosa.

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Desde luego el Káiser estaba loco por el postre con razón tiene que estar deliciosa la combinación.Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me ha llamado poderosamente la atención, porque, al mirarlo, me daba la impresión de que llevaba como una cremita dentro y no... Debe ser lo jugoso que se queda.
    Yo creo que a mí deberían quedarme muy bien, porque las crêpes se me suelen romper!! jajajajaja
    Es un postre que me gusta mucho para una merienda de fin de semana en casita.
    Muchos besitos preciosa

    ResponderEliminar
  13. Tiene un aspecto tremendo. No me extraña que el emperador se volviera loco.... Sólo con ver la espléndida foto ya te dan ganas de prepararlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Ay, Kako, ¡¡me encaaaaaaaantan!! Yo, como no conocía traducción y soy así de retorcita, si no las llamo Kaiserschmarrn las llamo tortitas o crêpes rotas :P Las descubrí en Austria, aunque es verdad que en Múnich también se encuentran fácilmente :)

    ¿Y has probado con ciruelas? ¡Qué buenas!

    Las tuyas, con el heladito (¡de frambuesas!) creo que son la mejor opción para el verano, no las preparo desde invierno. Llámame infantil/tonta, ¡pero me parece divertidísimo prepararlas, dar la vuelta, rompetearlas...!!
    Y eso sí, ¡¡no sabes cuánto deseo ver tus opciones saladas!! Tienen que ser una cenita de entresemana perfecta!!

    Un besito!!!!

    ResponderEliminar
  15. ¡Yo quiero un poco de esta locura!!!! Que rico!!! Yo llevo unos días de poca cocina, lo básico, necesito de unos días de descanso, disfrutar un poco de estos pocos días de vacaciones que tengo. Cargando pilas para volver a tope!
    Besos, guapa, muchas gracias por compartirlo!!!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta la receta y la historia que hay detrás, gracias por descubrirnosla :) Un beso guapa

    ResponderEliminar
  17. A mi padre le encanta este plato! Lo hace un poco a su manera, pero le vuelve loco sobre todo en invierno, y a mi también me gusta mucho :). Él lo prepara con manzanas frescas y si tenemos en casa, añade compota de manzana también. Qué rico con helado de frambuesas, me encanta!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ohh, con mi esposo probamos ese postre en München hace un par de años... el Matias me lo tradujo tal cual lo tradujiste tú! en verdad es una locura!

    ResponderEliminar
  19. Qué buena pinta, Kako, me recuerdan un poco a una especie de "buñuelos revueltos", no? Este verano vamos de vacaciones a Austria, ¡casualidad! así es que gracias por el anticipo de lo que vamos a encontrarnos ;-)
    Me quedo con ganas de v la versión salada!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Fijate que a simple vista pensé que sería un postre relleno de crema,que curioso.No me extraña que enloquecieran con el plato,porque es muy tentador esa cremosidad que se aprecia.LO has combinado requetebien,con este sano helado.

    Feliz verano KAko,hasta la vuelta!

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. me encanta todo Kako pero el helado se ve maravilloso que lindo el color!! Besos

    ResponderEliminar
  22. Pues era bien sencillo el Káiser ese.... era de los míos, una ricura de dulce y sin muchas complicaciones, cuando vuelva de la playa lo pruebo, antes mejor no porque me van a confundir con Moby Dick si sigo haciendo postre cada día.... Besos

    ResponderEliminar
  23. Interesantes masitas Kako, no las conocía, y con respecto al helado... de puro verlo me derrite -jijiji-, con lo que me gusta... y con lo rico que tu cocinas... puff...

    Un abrazo bien grande, a la distancia.
    La Vare :)

    ResponderEliminar
  24. Muy rico esta locura del Kaiser, probé en el norte de Italia, en la frontera con Austria y volaron :O)
    Así con helado casero y masa casera todavía más ricas, seguro que la receta dará mucho juego.
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  25. Kako nunca lo habia visto pero tiene una pinta espectacular, muy apetecible.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Menuda pinta tiene este helado para las tardes de calor que estamos pasando por Jaén.

    Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Yo lo conoci hace unos años en Austria...esta buenisimo!! y el tuyo mas!!bs

    ResponderEliminar
  28. wow qué postre! se me ha hecho la boca agua!

    ResponderEliminar
  29. Kako por dios que maravillaaa.. me hace la boca agua... si vivera más cerca tuya estaría todo el día de visita jejeje
    Besos cariño mío

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi página y dejar tu comentario. Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: vanderamsterdam@hotmail.com

Siempre contesto y con mucho agrado!

Este blog no participa en cadenas, premios, ni memes. Aunque agradezco de antemano a todos los que piensan en mi para ellos.

Aquellos mensajes mal intencionados y faltos de respeto serán eliminados.